La precariedad laboral mata

Las mujeres ocupan los empleos peor pagados.

El Tribunal Superior de Justicia de Madrid ha sentenciado que una persona trabajadora que vivía una grave situación de estrés laboral y se quitó la vida, es víctima de accidente de trabajo. De esta forma, la justicia relaciona las malas condiciones de trabajo y la precariedad laboral con el fallecimiento del trabajador.

El empleado tuvo una excesiva carga de trabajo a causa de la investigación que sufrió la empresa en 2017 (de la que fueron imputados 20 directivos), que le supuso, además de sus tareas convencionales, recopilar documentos financieros y contables de la empresa por requerimiento de la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil.

El trabajador en cuestión ya había puesto sobre aviso tanto a su familia como al personal de la empresa, denunciando reducciones de plantilla, falta de información en las tareas, sobrecarga de trabajo… Pero nadie le hizo caso. Esto, más las malas relaciones que mantenía con el personal y los jefes, acabó por situar un escenario en el que su único pensamiento fue el de acabar trágicamente con todo.

La precariedad laboral mata. Las malas condiciones de trabajo matan. Cada día, en nuestro país, hay dos personas que van a trabajar y fallecen como consecuencia de su actividad laboral. A ello se le añade la excesiva carga de trabajo, el estrés, la fatiga, la ansiedad o los malos salarios, que posibilitan que los trabajadores y trabajadoras tengan cada vez peor salud mental y sean cada vez más pobres.

Hay que acabar con esta lacra social. Se necesitan más políticas públicas en favor de la salud de las personas y una mayor implicación de las empresas a la hora de impulsar la prevención en los centros de trabajo. Una prevención que, desgraciadamente, en lugar de salvar vidas, se ve más como un gasto que como una inversión.

Previous post Gobierno, patronal y sindicatos buscan un acuerdo para subir el SMI
Ilustración de niño con molestias Next post Permiso de 4 días por causa de fuerza mayor
Close