hombre en silla de ruedas

Una vida laboral corta

Qué raro me sigue resultando tener la incapacidad permanente. Tengo 35 años y mi vida laboral ya se ha acabado. Tuve un accidente por el que perdí la movilidad en las piernas y, siendo transportista, nunca podré volver a realizar mi trabajo. Mis amigos me dicen que me envidian: ¡no tener que trabajar siendo tan joven! Yo me río con ellos y bromeo: “¡Quién pillara una incapacidad permanente!”. Pero en el fondo, ellos lo saben, me frustra: estoy condenado a cobrar una prestación para siempre o, mejor dicho, a intentar sobrevivir con ella.

Will Smith con su hijo en la portada de en busca de la felicidad Previous post En busca de la felicidad o la fina línea entre el éxito y el abismo
Next post Lumpen – 6 de diciembre de 2023
Close