Multitud de gente en una calle

La pérdida de la vocación

De niña, cuando pensaba en mi vocación, siempre pensé en que podría vivir de ella. Quería ayudar al mundo y nunca me planteé que, como adulta, también tuviera que comer, disfrutar de tiempo libre o de un salario que me permitiese vivir. Cuando por fin conseguí eso que tanto deseaba, me encontré con un mercado de trabajo que me exigía renunciar a cuestiones fundamentales de la vida, como mi tiempo o un salario que me permitiese vivir. No digo que la vocación sea algo malo, al contrario, pero sí detesto, lamento y sufro que haya personas que se aprovechen de otras personas que, aun jóvenes y llenas de ilusión, quieren cambiar el mundo.

Previous post Dos días, una noche: La lucha por un presente para poder pensar en el futuro
Dibujo de niño con mano de su padre Next post Lumpen – 24 de enero de 2024
Close