Personas con pancartas en una manifestación

El movimiento verde, amenazado a nivel internacional

Foto: Helena Perelló / UGT

Una criminalización creciente que no solo se da en España, sino también en otros países

La subida de los precios de los productos energéticos, el incremento de la temperatura del planeta, la oleada de incendios en nuestros montes o bosques, la caza masiva de ballenas o elefantes o los vertidos tóxicos en el mar… Son muchos los factores que están produciendo un aumento de las movilizaciones de organizaciones ecologistas y medioambientales a nivel global durante los últimos años que, a pesar de ser pacíficas, traen consigo fuertes represiones por parte de los gobiernos internacionales.

Organizaciones que, en muchos casos, son tratadas como terroristas por algunos grupos políticos por manifestarse pacíficamente en las calles, y por las que se piden penas de cárcel que, en muchos casos, son totalmente desproporcionadas. Así lo señala Michel Forst, el primer relator especial de Naciones Unidas para los defensores del medio ambiente, en el diario El País: “A través de mis visitas a muchos países europeos en el último año, incluida España, he visto cómo se les encarcelaba hasta tres años simplemente por ejercer su derecho a protestar. También he recibido muchos informes sobre movimientos ecologistas y manifestantes sometidos a vigilancia, escuchas telefónicas o redadas en sus domicilios”.

Una criminalización creciente que no solo se da en España, sino también en otros países, amparado por el auge de la extrema derecha. Reino Unido y Alemania han endurecido las normas que regulan las manifestaciones y en otros países utilizan otras leyes contra las movilizaciones violentas o el terrorismo.

El movimiento ecologista y medioambiental se quiere cercenar, a pesar de que, hasta hace poco, estaba bien visto. Las detenciones masivas no son más que una manera de asustar a la ciudadanía para que deje de apoyar estas movilizaciones. Los partidos políticos y los distintos gobiernos pretenden silenciar este movimiento porque va contra el interés de las grandes compañías, pero la movilización debe continuar para seguir luchando contra el cambio climático, reforzar medioambientalmente el planeta y tener un futuro verde socialmente eficiente y justo a corto y medio plazo.

Previous post Más riqueza para las élites a costa de empobrecer a los trabajadores
Next post Permiso de lactancia
Close